¿Un misclick de 200mil euros?

Hoy 2 de noviembre de 2020 se jugó la 1ª partida de la final de la Copa Samsung, con un incidente absolutamente desastroso, muy acorde al año que sufrimos.

Los finalistas son el coreano Shin Jinseo 9 dan (actual #1 de Corea), conocido por su pasión por la lucha extrema, y el chino Ke Jie 9 dan (#1 del mundo). La final se juega al mejor de 3 partidas; el ganador se lleva unos 230mil euros y el segundo unos 75mil euros de premio.

Debido al COVID-19, el torneo se está jugando por internet, en lugar de los clásicos salones de final de torneos en Corea. Eso hace que los jugadores jueguen separados, cada uno en su país, con un PC.

Tras 20 jugadas, el coreano va a mover el ratón y de pronto aparece una jugada en el borde del tablero. ¿Un misclick, o mal funcionamiento de su ratón? El momento se ve claramente en la retransmisión en directo.

Tras unos minutos infernales, en los que ni el jugador ni los comentaristas entienden cómo puede haber pasado, la partida continua al darse la jugada por válida. 100 jugadas después, como es predecible, Shin abandona.

Las 3 partidas de la final se juegan en días sucesivos, así que el coreano tiene aun posibilidad de ganar el torneo; siempre que el 2020 no le juegue más malas pasadas.

Esta entrada fue publicada en En China, En Corea, Torneos de profesionales. Permalink.

3 respuestas a ¿Un misclick de 200mil euros?

  1. Javier dijo:

    Con un missclick por valor de 200.000€ , normal que no abandonara inmediatamente e intentara pelearlo.

  2. Julio César dijo:

    Creo que esto denota una mala organización, porque los misclicks son frecuentes. Deberian hacer una especie de protocolo para saber como actuar frente a estos tipos de errores. Por ejemplo podrían hacerle como cuando jugaba alpha go con lee sedol, donde había un intermediario que ponía las piedras de alpha go sobre el tablero

  3. julio dijo:

    Por lo que explicó luego el jugador, fue un efecto de pasar el cable del ratón por encima del touchpad del PC… así que no hubo ni click en realidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *